+1 (443) 5869076
usanamoreliasaludynegocio@gmail.com

Bienestar

Sitio especializado en suplementos USANA de alta calidad e información adicional sobre salud y negocio.

Bienestar. Salud y belleza.
CELAVIVE DE USANA, belleza y bienestar para tu piel.

En la actualidad, todo mundo está buscando bienestar, salud y belleza, todo como parte de la intención de alcanzar un nivel económico y físico que refleje el estilo de vida que anhelamos como el ideal.

Hoy día es imperativo lucir física y económicamente boyantes. Los tiempos en que los años de madurez implicaban un sedentarismo casi obligado, son ya más un caso raro que cotidiano.

Hoy se habla de la tercera edad como la segunda juventud. El término “sexalescencia”, intenta combatir el concepto de vejez asociado al paso de los años. La idea es alargar la calidad y el tiempo de vida.

Pero esta no es una actividad propia de los años de la quinta o sexta décadas de vida. De hecho, arranca con la finalización precisamente de la adolescencia;  en esa etapa es común ver a las personas de veintitantos iniciar este ritual de preservación.

Nace la preocupación por el ejercicio y combatir la lonjita, la pancita, la incipiente calvicie, o la aparición de la pata de gallo, la ausencia o caída de mamas y glúteos o las indeseables canas. 

Las personas de mayores recursos, van un poco más allá e incursionan en el terrible mundo de la cirugía estética. El dolor y riesgo que conlleva toda intervención quirúrgica, parece no importar. Todo en pro de una apariencia física que evite sentirnos viejos y acabados.

Prevención

En lo personal, yo fui partidaria de la prevención; tal vez por miedo, preferí las cremas, tónicos y reafirmantes, a los bisturíes, los regímenes dietéticos o la privación de ciertos placeres. No quise jamás depender de algo que no estuviera bajo mi control e implicara dolor.

Sin embargo, por más empeño que puse en esa empresa, el tiempo me alcanzó. 

Con casi veinte años al uso de la cosmética especializada, conseguí lucir una apariencia aceptable, logrando controlar con éxito ciertos síntomas del paso del tiempo. Llegué a probar distintas marcas, casi de manera obsesiva.

Con el paso del tiempo, el desgaste y los efectos de los conservadores presentes en estos menjurjes, los efectos se hicieron presentes sobre mi cutis. Todo esto, minó mi autoestima. estaba claro que el tiempo había pasado y dejaba su huella sobre mi rostro.

La resignación  me llevó a desistir de mis gran anhelo de juventud eterna; consideré todo aquello, ya más un vano esfuerzo que la posibilidad mantener mi lozanía. Pero aún faltaba.

Cuando yo rallaba en los treinta, descubrí algo nefasta: los cambios de tono en mi tez y unas profundas ojeras, eran ya imposibles de disimular. ¡No sabía que hacer!

Lo primero que se me ocurrió fue cubrirlas con una gruesa capa de maquillaje buscando disimularlas; a veces funcionaba, otras no.

Fastidiada acudí con especialistas en el tema. Me recomendaron continuar con lo del maquillaje, evitar las exposiciones al sol, inapropiadas para alguien de mi edad. Eso fue todo. Así que esto era la vejez y el final de mi belleza.

Me deprimí. No podía creer que pese a todo lo que había intentado, no evitaría el deterioro.

La mejor solución

Justo por aquel entonces, alguien me compartió un reportaje sobre madurez y belleza en un blog; la providencia existe para aquel que tiene ojos y busca.

En el encabezado del aquel sitio, aparecía la publicidad de una marca de suplementos alimenticios que prometía regenerar tus sistemas. Parecía casi un milagro. Incluía una línea cosmética, libre de parabenos. Afortunadamente me pregunté qué podía perder.

Así que tomé nota y comencé a indagar sobre USANA.

Pronto entendí que debía buscar a un distribuidor independiente, pues no era posible comprar sus productos en algún establecimiento o siquiera en línea. Si quería consumirlos debía tramitarlos a través de un distribuidor independiente y certificado. Por suerte para mi, no fue difícil dar con uno.

Me puse en contacto y aquella persona me explicó, luego de un escaneo facial, que mis síntomas eran producto de años de exposición a sustancias nefastas y perjudiciales, complicada con una descuidada exposición al sol y los contaminantes propios de nuestra época.

Así que me recomendó consumir PROFLAVANOL, un compuesto de extracto de semilla de uva y vitamina c, en forma de píldoras bicapa, y utilizar la línea cosmética de CELAVIVE de USANA, una línea de cremas, tónicos y mascarillas reconstituyentes e hidratantes que casi desde las primeras aplicaciones, mejoraron la circulación sanguínea y la apariencia de mi piel, desvaneciendo las manchas y suprimiendo las ojeras. Esto hasta la fecha, me ha permitido retomar paulatinamente la confianza.

¡Maravilloso!

Al poco tiempo y ante la posibilidad de ganar además de bienestar físico, un incremento en mis finanzas, opté por convertirme en una distribuidora de esta marca de calidad mundial y desde entonces, mis años maduros poco a poco cumplen más con los decretos de una sexalescente en progreso físico y económico, que de los de un adulto mayor en decadencia. 

Descubrí el maravilloso mundo de la suplementación, y todo parece un renacimiento.

Aparentemente la eterna juventud es posible. La esperanza y el ánimo, volvieron casi al unísono.

Gracias USANA!

Sí te interesa saber más, contáctame, será un gusto atenderte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies